dimecres, 25 de juliol de 2007

ELS MUNTANYANS A LA PREMSA





EL MIEDO A PREVARICAR VETA LA MOCIÓN QUE PEDIA PARAR LAS OBRAS EN MUNTANYANS II

Diari de Tarragona COSTA
Alternativa Baix Gaià (ABG) presentó ayer en el plenario una moción que pedía por la paralización «de inmediato» de las obras de urbanización del plan parcial Muntanyans II. La propuesta fue desestimada más por miedo a prevaricar que no por diferencias políticas.
por jordi cabré |

Lluís Suñé, el portavoz de ABG, fue el encargado de argumentar la propuesta y la defendió con pasión. Expuso a la sala, llena hasta la bandera, que el Ayuntamiento «mantenía desde hace tiempo una actitud pasiva» y que en tres años no se había hecho nada que impidiera que a día de hoy, las máquinas estén urbanizando el plan parcial. Argumentó que la futura construcción de viviendas estaría sobre una zona inundable y citó artículos de leyes para demostrar que se estaba cometiendo un error en Muntanyans II.

Aunque hubo intervenciones de todos los grupos, la primera en explicar que lo que pedía Suñé se salía de los cauces legales fue la portavoz de L'Agrupació, MªDolors Toda, quien explicó que «la moción tiene razón, pero no se puede demostrar». Toda enseñó el camino para intentar paralizar las obras, si se desea, que no es otra que pedir la revisión de la licencia para ver si tiene todos los requisitos que necesita. Pero también expuso a Suñé que «las cosas hay que hacerlas bien hechas y una moción como ésta es inejecutable».

CiU, que apoyó la moción de ABG, quiso ser valiente y su portavoz, Daniel Masagué, explicó que «creo que es mejor que me inhabiliten a que se haga en esa zona una desgracia». El portavoz nacionalista hacía referencia a un informe jurídico encargado por ERC al secretario municipal, Rafel Orihuel, en el que se exponía que el apoyo a la moción por parte de los concejales podría constituir delito de prevaricación y que ello podría terminar en inhabilitación.

Tanto el PSC como ERC, los dos socios de gobierno ante la absencia ayer del portavoz del Grup Independents per Torredembarra (GIT), argumentaron su voto en contra y recordaron a ABG que era la Generalitat quien había dado la licencia y que ella debía tomar cartas en el asunto